Bienvenido al sitio web poesias de amistad. Donde encontrarás poesías de autores famosos y también podrás escribir y mostrar tu propio trabajo. Entra, vota por tu favorita y deja tu comentario.

Añade tu poesia

"Date a volar" por Alfonsina Storni

Anda, date a volar, hazte una abeja,
En el jardín florecen amapolas,
Y el néctar fino colma las corolas;
Mañana el alma tuya estará vieja.

Anda, suelta a volar, hazte paloma,
Recorre el bosque y picotea granos,
Come migajas en distintas manos
La pulpa muerde de fragante poma.

Anda, date a volar, sé golondrina,
Busca la playa de los soles de oro,
Gusta la primavera y su tesoro,
La primavera es única y divina.

Mueres de sed: no he de oprimirte tanto
Anda, camina por el mundo, sabe;

 

"Ojos divinos" por el Duque de Rivas

Ojos divinos, luz del alma mía,
Por la primera vez os vi enojados;
¡Y antes viera los cielos desplomados,
O abierta ante mis pies la tierra fría!

Tener ¡ay!, compasión de la agonía
En que están mis sentidos sepultados,
Al veros centellantes e indignados
Mirarme, ardiendo con fiereza impía.

¡Ay!, perdonad si os agravié; perderos
Temí tal vez, y con mi ruego y llanto
Más que obligaros conseguí ofenderos;

Tened, tened piedad de mi quebranto,
Que si tornáis a fulminarme fieros
Me hundiréis en los reinos del espanto.

 

"Creo en un más allá" por Nicanor Parra

Creo en un más allá
Donde se cumplen todos los ideales
Amistad
Igualdad
Fraternidad
Excepción hecha de la liberta
Esa no se consigue en ninguna parte
Somos esclavos por naturaleza.

 

"A un amigo que me envió rosas" por John Keats

Cuando ya tarde paseaba por los campos felices
A la hora en que la alondra sacude el trémulo rocío
De su exuberante escondite de trébol, cuando de nuevo
Los bravos caballeros cogen sus abollados escudos:
Vi la flor más linda que haya ofrecido la naturaleza silvestre,
Una rosa almizcleña recién mecida por el viento; la primera en desprender
Su fragancia al verano: crecía encantadora,
Como si fuera el cetro que empuñara la reina Titania.
Y mientras me regalaba con su aroma,
Pensé en la rosa de jardín, con mucho superada:
Pero cuando, ¡oh Wells!, tus rosas llegaron a mí,

 

"Inquebrantable" por Kathleen Raine

Procesión de mis recordados
Fantasmas, retirándose de la mente,
Pero no espectros cuando estabais
Conmigo en nuestros días compartidos, próximos y amados
Que hablaron de vuestras lejanas infancias, y más allá
De esas memorias de los recordados, y sin comienzo alguno
Del único ser que compartimos,
Nada olvidado en aquella continuidad
De vida a vida, que será
Siempre su propio aquí y ahora y lugares y tiempos.
Mi padre recordaba obras y días del padre de su padre,
Mi madre destellando aguas y colinas de brezo,
Y en sus silencios las indecibles

 

"Te deseo primero que ames" por Victor Hugo

Te deseo primero que ames y que,
Amando, también seas amado.
Y que, de no ser así, seas breve en olvidar
Y que después de olvidar no guardes rencores.

Deseo, pues, que no sea así, pero que si es,
Sepas ser sin desesperar.
Te deseo también que tengas amigos y que,
Incluso malos e inconsecuentes, sean valientes y fieles,
Y que por lo menos haya uno en quien puedas confiar sin dudar.

Y porque la vida es así, te deseo también que tengas
Enemigos. Ni muchos ni pocos, en la medida exacta para que,
Algunas veces, te cuestiones tus propias certezas.

 

"Reencuentro" por Eduardo Mitre

Entré en el bosque,
A su pleno corazón
De silencio y luz inmóvil.
Con voz queda dije
Tu nombre y otros nombres
Como quien escribe
En el aire
Para memoria de los árboles.
Mas no movió ninguna hoja
El álamo ni el roble.
Ni una sola rama el sauce.
Igual de indiferentes
Pasaron
(Felices en su vuelo)
Un mirlo y dos gorriones.
De pronto
El viento mago
Sacudió nubes y follajes:
Se encendió el relámpago
Y entré en la lluvia
Contigo y los ausentes.

 

"Aire libre" por Blas de Otero

Si algo me gusta, es vivir.
Ver mi cuerpo en la calle,
Hablar contigo como un camarada,
Mirar escaparates
Y, sobre todo, sonreír de lejos
A los árboles...

También me gustan los camiones grises
Y muchísimo más los elefantes.
Besar tus pechos,
Echarme en tu regazo y despeinarte,
Tragar agua de mar como cerveza
Amarga, espumeante.

Todo lo que sea salir
De casa, estornudar de tarde en tarde,
Escupir contra el cielo de los tundras
Y las medallas de los similares,
Salir
De esta espaciosa y triste cárcel,
Aligerar los ríos y los soles,
Salir, salir al aire libre, al aire.

 

"Para un adiós" por Eduardo Mitre

Un abrazo y palabras entrecortadas
Habrán dicho el adiós increíble.
Y entre tu cuerpo y el mío
Manará sin cesar la distancia.

Como se apela a una hierba mágica
Para sanar del mal de ausencia,
Escribiré entonces estas líneas.

Y si el tiempo que une y que separa,
Lo entrega un día a tu mirada,
Léelo, mas no vuelvas la cara.

Hermosa y feliz en tu presente,
No cometas el error de Eurídice;
Que yo, al recordar tu dulce voz,
Cuidaré que me aten como Ulises.

 

"Castilla" por Miguel de Unamuno

Tú me levantas, tierra de Castilla,
En la rugosa palma de tu mano,
Al cielo que te enciende y te refresca,
Al cielo, tu amo,

Tierra nervuda, enjuta, despejada,
Madre de corazones y de brazos,
Toma el presente en ti viejos colores
Del noble antaño.

Con la pradera cóncava del cielo
Lindan en torno tus desnudos campos,
Tiene en ti cuna el sol y en ti sepulcro
Y en ti santuario.

Es todo cima tu extensión redonda
Y en ti me siento al cielo levantado,
Aire de cumbre es el que se respira
Aquí, en tus páramos.

 
Distribuir contenido