"El teléfono" por Robert Frost

Cuando hoy me hallaba yo lejos de aquí,
Paseando solo,
Quieta y tranquila era la tarde.
Sobre una flor incliné mi cabeza
Y oí tu voz.
¡Oh, no digas que no, porque entendí...
¡Me hablaste desde aquella flor que está en la ventana.
¿Has olvidado lo que me dijiste?
"Pero dime antes qué creiste oír."
"Esquivando una abeja de la flor,
Incliné mi cabeza
Y, cogiéndola luego por el tallo,
Escuché y oí, clara, la palabra...
¿Pronunciaste mi nombre? ¿O bien dijiste...?
Sí, alguien dijo: "¡Ven!", mientras yo me inclinaba."
"Si acaso lo pensaba, no lo dije en voz alta."
"Por eso regresé."

 

Comentarios

Enviar un comentario nuevo

  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Etiquetas HTML permitidas: <a> <em> <strong> <cite> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd>
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Más información sobre opciones de formato